Cada libro que leemos es parte de nosotros. Nos gusta, nos cautiva, nos aporta nuevas sensaciones, pero también nos ofrece modos de vivir, de actuar, de relacionarnos… Un libro no solo hay que leerlo, sino que tenemos que prestar atención a qué nos inspira. Algunos han empujado al hombre a cambiar su conducta, sus costumbres e incluso sus maneras de simbolizar el mundo. De hecho, no es difícil mostrar lo rica y a la vez, peligrosa que es la literatura, pues durante años ha sugerido al hombre imitarla hasta todos sus extremos. Muchos libros han tenido grandes repercusiones en la sociedad humana y han generado un impacto mundial en distintos ámbitos. Veamos alguno de ellos:

libro_1363531848Los Juegos del Hambre es una trilogía escrita por Suzanne Collins que sitúa la historia en Panem, una ciudad formada por 12 distritos que rodean el Capitolio. Como consecuencia de una rebelión contra el poder del país, el Capitolio crea los “Juegos del Hambre”, un juego de supervivencia que se emite por televisión y todos están obligados a ver. En él, veinticuatro jóvenes de entre doce y dieciocho años son elegidos al azar para luchar a muerte hasta ganar. Una de ellos es Katniss Everdeen, que con el paso del tiempo se irá convirtiendo en el símbolo de la oposición de la élite y en la esperanza de un pueblo sumido en la desigualdad social y en la irresponsabilidad política.

En esta historia hay temas que se han asemejado a la situación estadounidense de hace un par de años. No es difícil darse cuenta de que, aunque los relatos no sean reales, pueden llegar a tener pequeñas pinceladas de realidad: siempre se pueden encontrar en ellos cuestiones de la sociedad actual. Y así fue. Los estadounidenses veían como iban reduciendo su salario cada vez más, hasta que muchos de los trabajadores salieron a la calle para protestar. Fue por esta razón por la que dejaron algunas muestras de la exitosa y popular historia de Suzanne: algunos de los trabajadores en huelga de Walmart y McDonald’s adoptaron el símbolo del saludo de tres dedos de Katniss como muestra del respeto hacia aquellos que luchan por sus vidas.

7n_thaimilitarybanssalute00
Saludo representado por Katniss (izda.) y por dos mujeres tailandesas (dcha.) en señal de respeto.

El saludo llegó hasta Tailandia como símbolo de protesta por el Golpe de Estado de 2014. Las imágenes emulando a la protagonista de la saga se popularizaron tanto en el país, que finalmente el saludo fue prohibido. Esto es lo que Francis Lawrence (director que dirigió la película basada en la novela) dijo ante esta situación:

“El riesgo es real y está afectando a la gente y a las familias. Es algo muy, muy complicado. En parte es un honor que las ideas de las películas se conviertan en algo tan importante y que la gente quiera arriesgarse usando un símbolo que significa mucho para ellos. Pero da miedo”.

Pero esto no es todo, pues el símbolo de “la revolución contra el Capitolio” se convirtió pronto en una moda llevada hasta la publicidad. Madrid es una de las ciudades donde se ha podido ver el saludo de Katniss como anuncio:

1434969690_fuencarral-saludo-hunger-games-478x300
Icónico saludo en el nº 42 de Fuencarral, en Madrid.

Otro libro que ha tenido repercusiones en la sociedad ha sido Tres metros sobre el cielo. Cuenta la historia de amor entre dos jóvenes totalmente diferentes. Una relación casi imposible pero inevitable, que hace que descubran el primer gran amor.

No obstante, es su segunda parte, Tengo ganas de ti, el libro que deja huella en la sociedad y en los lugares de muchas partes del mundo, a raíz de su escena del candado de amor:

La tendencia del candado a modo de símbolo de amor comenzó a extenderse en el 2000 con la publicación de esta historia de Federico Moccia. La leyenda ya contaba anteriormente que si los enamorados de Roma graban en un candado sus nombres, lo encadenan a la tercera farola del lado norte del Puente Milvio y tiran la llave al Tíber, estarán juntos por siempre. No obstante, a causa de la gran moda que se creó, las autoridades romanas tuvieron que retirar todos los candados en 2012.noticia-245-paris

El símbolo de los candados ha traspasado fronteras, llegando a China, Londres, Dublín, Praga, Roma y hasta a Sevilla. Pero sin duda, la ciudad preferida es París, siendo el Puente de las Artes el lugar estrella para colocar los candados.

La novela 1984 que George Orwell publicó en 1949 también ha sido influyente a nivel social y, sobre todo, televisivo. La novela nos sitúa en una Inglaterra inmersa en un totalitarismo que controla la vida y la conciencia de cada ciudadano, con el fin de extinguir toda posibilidad de libertad de pensamiento. Todo ello ocurre bajo la figura del Gran Hermano, quien lo ve y lo vigila todo. Después de publicar su novela, Orwell escribía:

“No creo que la sociedad que he descrito en 1984 necesariamente llegue a ser una realidad, pero sí creo que puede llegar a existir algo parecido”.

¿Quién pensaría jamás que esta novela de Orwell se convertiría en realidad?


bigbrother“Big brother”
(Gran hermano) es un reality show donde una serie de concursantes viven aislados en una casa y son vigilados durante las 24h del día. En los tres meses que conviven, deben ir superando distintas pruebas y expulsiones semanales para poder ganar el premio final. El programa se ha emitido en más de 70 países y ha generado una gran cantidad de beneficios económicos. En definitiva, Orwell dio en el clavo.

Por último, Penas del joven Werther, novela de Goethe publicada en 1774, es otra de las muestras. El autor cuenta una historia de un amor no correspondido, abriendo su alma a los sentimientos y, sobre todo, a la frustración que causará su suicidio.

Para analizar su impacto, es necesario conocer esta época en la que imperaba la razón. En aquellos tiempos, los matrimonios no se elegían libremente, sino que los planeaban los padres. Por ello,  el tema del amor era tan sensible que hacia al lector identificarse con el sufrimiento del protagonista. Así pues, Werther se plantea el suicidio como “explosión de la pasión”:

Veamos si podemos representarnos de otro modo lo que debe sentir el hombre que se resuelve a deshacerse del peso, tan ligero para otros de la vida. Pues sólo esforzándonos por sentir lo que él siente, podremos hablar honradamente del tema. La naturaleza humana -proseguí- tiene sus límites; puede soportar hasta cierto grado, la alegría, la pena, el dolor; si pasa más allá sucumbe. No se trata pues, de saber si un hombre es débil o fuerte, sino de si puede soportar la extensión de su desgracia, sea moral, sea física; y me parece tan ridículo decir que un hombre que se suicida es cobarde, como absurdo sería dar el mismo nombre al que muere de una fiebre maligna. (pág. 64).

werther-02Esta novela es el origen de lo llamado “Fiebre de Werther”, ya que los hombres jóvenes de aquella época comenzaron a vestirse con la misma ropa que el protagonista usaba en el libro. Pero no solo ocurrió eso, sino que las consecuencias llegaron mucho más allá: la novela provocó el suicidio de unos 40 lectores a raíz de el final de la novela, fenómeno conocido como “Efecto Werther”. Estos sucesos causaron tanta preocupación que el escritor alemán Friedrich Nicolai escribió un final alternativo más agradable para poner fin a lo que estaba pasando, algo que posteriormente hizo que se enfrentaran los dos escritores. Hay obras que nos contagian alegría pero esta, sin duda, hace que abracemos el nihilismo hasta llevarlo al más trágico extremo.

Parece imposible que un libro meramente ficticio (aunque con un trasfondo que puede ser verdadero) pase a la acción en la vida real. Pero es así. Llega hasta tal punto que la gente es capaz de imitar obras sin ningún escrúpulo. Creo que todo lo que nos puede aportar la lectura es completamente bueno, incluso todo lo que podemos aprender ella, pero se deben establecer límites. Libros que transmiten ilusión y felicidad, mientras que otros tocan un abismo casi impensable, pero cabe preguntarse: ¿Hasta qué punto tenemos que trasladar la ficción a la realidad?

Aida Rey

Anuncios